Cool-tura

METÁLICA. En el Teatro María Guerrero. Año 2045, estamos más solos que nunca y a la vez más «robot-acompañados». Utopía distópica del futuro.

La escribe y la dirige Iñigo Guardamino. En el futuro tal y como van las cosas, los humanos seremos más inhumanos en la capa más profunda para darnos por completo a una vida de placer por el placer sin sentido ni sentimiento, que poco a poco hará que nos hundamos en la más profunda y abyecta depresión de tenerlo todo y a la vez no tener nada. La eliminación del cara a cara y del piel con piel es directamente proporcional a los avances tecnológicos de la comunicación. «Connecting people».

Guardamino no se anda con tapujos ni timidez y se explaya a la hora de narrar lo que quiere. No deja cabo suelto y expone digamos, una familia, con sus hijos, padres, abuelos etc … y sus relaciones entre sí y con el resto del mundo. El aliciente es que lo hacen en el año 2045. Imagina un mundo entonces dominado por lo virtual, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Curiosamente, observando la realidad, no andará muy descaminado Guardamino en esta utopía distópica. Es decir, decimos utopía, por lo que tiene de ideal tener en el instante todo lo que deseamos, es más, las máquinas detectan y anticipan nuestras necesidades más íntimas y deseos para colmarlos, ¿utopía? sí. Pero, nunca nada es lo que parece, vivir de tanto placer inmediato y sin amor «real» nos vacía por dentro. Por lo tanto, distópica.

¿Qué es lo que nos hace humanos? Es una pregunta que se han hecho miles de millones de veces los filósofos, científicos desde que el mundo es mundo. Desde luego, no es la perfección. Ser humano implica cierto grado de taras. Es lo interesante de este texto, que nos invita a reflexionar si seríamos humanos no amando, no sufriendo, no haciendo sufrir, no envidiando, no odiando. La sociedad actual parece ir por esos derroteros, tomamos cada vez más pastillas para todo. No soportamos la angustia o el dolor, ¿esto nos está debilitando como especie? puede que sí. Esta misma suposición de no soportar dolor, ni tristeza, en la sociedad de la felicidad impostada, es parecido a no esperar ya casi por nada. Compañías que nos traen en dos día, si no en uno, paquetes de cualquier cosa desde cualquier rincón del mundo. Comida a domicilio en menos de media hora. Comprar en un sólo click, por que ya tienen todos nuestros datos bancarios, domicilio, rápido, rápido, inmediato.

Robot; su origen etimológico viene del checo, es un sustantivo «robota» que significa, trabajo forzado o servidumbre. Así pues un Robot es un esclavo mecánico, programado para trabajar a nuestras órdenes.

Lo que sí queremos lento es el envejecimiento. Nos sometemos a cualquier nuevo experimento milagroso, para parecer más jóvenes. Algunos científicos dicen que el envejecimiento es una enfermedad y que se puede curar. Incluso, la muerte se puede curar. Nuestro cuerpo no es más que un portador de nuestra esencia, que está en el cerebro. Metálica toca estos temas, con bastante sentido del humor, pero aún así, dando un toquecito de atención y removiéndonos algo por dentro. Es inevitable pensar cuando estás viendo la obra, en las cosas que se plantean. La enfermedad física o mental, la tendencia a usar eufemismos para todo, minimizando así «el mal». Y es que Guardamino no va tan desencaminado….¡¿ Y si tiene razón y es un visionario!? En Holanda, hay un grupo de investigadores que ha diseñado un dispositivo simulando una vagina que introduciéndolo su pene, otra persona que esté en un ordenador conectada con el dispositivo por internet, por muy lejos que esté en el mundo, puede manipular éste de tal forma que se practica sexo a distancia. En Japón los jóvenes ya no tienen sexo real, lo hacen a través de sus ordenadores con aparatos, no quieren tocar un humano. Muchos incluso dicen no haber tenido una interacción física real con nadie jamás. Todo esto está suponiendo un problema de natalidad. Pero; ¿qué más da? si te puedes comprar un día un hijo o hija robot. 😉

Texto y dirección Iñigo Guardamino
Con Pablo Béjar, Marta Guerras, Esther Isla, Carlos Luengo, Sara Moraleda y Rodrigo Sáenz de Heredia
Producción Centro Dramático Nacional
Un proyecto de investigación dramatúrgica del Laboratorio Rivas Cherif

Teatro María Guerrero – Sala de la Princesa
Del 10 al 19 de mayo de 2019 
Del 28 de mayo al 9 junio de 2019

¡Nos vemos en los Teatros! 😉 BGD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *