Boom!

Los trabajos del futuro. Profesiones que desaparecerán ¿Estás preparado?

¿Cómo serán los trabajos del Futuro? ¿Qué profesiones desaparecerán? ¿Habrá acelerado la COVID-19 el cambio de paradigma? ¿Estamos preparados psicológicamente para afrontar estos cambios socio-laborales? ¿Y el impacto económico?

Estas preguntas son algunas, no todas, que están encima del tapete en este siglo XXI, y ya no están tan a largo plazo, pues se habla desde las instituciones internacionales de 5 años vista. Esto va a suponer cambios paulatinos que ya se están notando, luego veremos cuáles, y cambios más drásticos, que igual, no veremos venir. Algunos de los puestos del futuro aún ni se conocen. Hace una década las Naciones Unidas daba charlas a los jóvenes acerca de estos puestos, todavía inexistentes, intentado explicarles por donde irían los tiros de cara a su preparación intelectual y técnica. Los jóvenes asistentes decían salir con más preguntas que respuestas.

CAMBIOS PAULATINOS. Ya lo estamos viendo, si observamos un poco a nuestro alrededor en los hábitos de la vida diaria. Hace tan sólo 20 años atrás todavía nos vendía un billete de metro una persona. Hoy ya no. No concebíamos la idea que una máquina escaneara nuestra bolsa de la compra en el mercado, hoy sí. De hecho, cada vez hay ya menos cajeros en los supermercados de las grandes ciudades. Las ventanillas de información, donde había alguien dedicado a eso, a informar, son historia. Hoy existen números de teléfonos donde te informan las máquinas. Pulsa 1 para esto 2 para aquello etc… Las personas lo aceptamos sin más.

CAMBIOS DRÁSTICOS. Estos vendrán de forman más abrupta. Por ejemplo, el sistema bancario cambiará la forma que tenemos de pagar o cobrar un cheque, a través de los dispositivos de teléfonos móviles, habrá pues más control de nuestros hábitos de compra, los cuales quedarán de por vida en Big Data. Los servicios de taxis o comidas a domicilio ya se están aplicando estas formas de pago. Ya casi nadie o nadie, llevará dinero en el bolsillo contante y sonante. En el año 2010 en Noruega, incluso un chicle lo comprabas con una targeta de crédito. Nadie usaba el dinero papel o moneda, sólo el «plástico». Son cambios que afectan a la manera de vivir, a nuestros hábitos. Pero estos nos llevarán a otros cambios. A los puestos de trabajo.

La Unión Europea en un informe de 2018 apuntaba que entre el 37% al 60% de las tareas, dependiendo del país, son automatizadas. La nueva tecnología en España se incrementa ganado terrenos, los empleos tecnológicos y automatizados por los empleos mixtos automatizados que aún requieren de humanos con una diferencia del 50% aproximadamente. La Robótica, por el número de robots, en la Unión Europea (UE) se ha cuadruplicado en los últimos 25 años especialmente en la industria. Estos datos nos llevan a comentar que, en unos años en la UE habrá nada más y nada menos que unos 5,6 millones de personas que estarán en riesgo de pobreza y exclusión. Nos atraveriamos a decir que incluso más si contamos con la pandemia (cosa que no se hizo en el 2018).

La brecha es cada vez mayor entre la fuerza de trabajo realizada por humanos y por robots, máquinas o algoritmos. Esto es el anuncio de la transformación hacia un nuevo paradigma. Así como se paso de la sociedad agrícola a la industrial, con sus consecuencias y oportunidades, ahora estamos en otro cambio de la sociedad industrial (realizada por humanos) a la Inteligencia Artificial. Los avances siempre anuncian progresos y mejoras, pero no están exentos de «daños colaterales». Estos avances tienen muchas dimensiones, no únicamente la fuerza de trabajo manual, también a la sanidad (curarse hoy día de algo muy grave ya es posible gracias al progreso), la educación, los servicios, el ocio, la cultural… podríamos decir que es multidimensional. Dichos avances traen progreso en modo de operar, eficacia en menos tiempo, más capacidad productiva, lo que anteriormente hacían cientos o incluso miles de trabajadores hoy lo hace un computador o un robot. Uno de los aspectos positivos que traerán estos cambios será que tendremos más tiempo libre para hacer lo que queramos, el cambio de modo de producción va conllevar sin duda, cambios en el modo de vivir. Hoy ya está observando esta tendencia, lo que antes necesitábamos semanas e incluso meses en realizar lo hacen las máquinas en tiempo record.

Lo anterior expuesto es la parte positiva, las empresas llegan a unos ratios inmejorables de competitividad y de productividad, así pues, de consumo. La expansión y el crecimiento cada vez es mayor. «Aunque ya se observaba tendencia de ralentización de crecimiento en las grandes economías mundiales en el 2018, siendo más visible en el 2019. No todas las causas de este decrecimiento son los cambios de los que aquí hablamos, influyen también diversos factores como el cambio climático, en cierta medida». Este cambio hace que los empresarios y la fuerza de trabajo (los empleados) deben proactivamente acelerar también los procesos de mejora del conocimiento de los recursos tecnológicos de cara al nuevo mercado laboral del futuro.

IMPULSORES DEL CAMBIO. La alta velocidad (5G) en internet: Inteligencia Artificial, banda ancha de recopilación de Big Data analítica, lo que se viene a denominar «tecnología de la nube», ya estamos en esa era. Según un informe de World Economic Forum, la agenda prevista para el 2018-2022, esta tecnología mejorará positivamente el crecimiento de las empresas. Ya estamos en el año 2020 y el que tenga un poco de capacidad observadora lo estará notando. Esta agenda se lleva ya realizando años atrás. Somos los mismo consumidores que colaboramos a implantar dichos cambios, el 85% de los encuestados están seguros de la adopción de esta nueva tecnología. Las APP´s, mercados webs, la extensión de la nube, aumento de máquinas y realidad virtual, todo ello, será importante inversión para las empresas.

Seguimos con estos impulsores del cambio. Robotics. Se sabe que los casos de uso de robots humanoides aparecen ya para quedarse, ya se están implantando en muchas profesiones sustituyendo al humano, se prevee un aumento de cara a 2022-2030. Esto nos recuerda a los años 90 del siglo XX cuando nos comenzaba a chocar que era una máquina expendedora de billetes la que nos atendía para realizar nuestra compra, hoy día, ni nos lo planteamos. Es más, para evitar las colas lentas en las cajas con personas, muchos son los que elijen a la máquina de autopago, en supermercados, gasolineras, estaciones de transporte, etc. Pero hay más. La comercialización de robots, tanto estacionarios como humanoides, así como los drones, hay que sumarle también, las máquinas de aprendizaje con algoritmos e inteligencia artificial, ya están siendo la atracción de muchas empresas para adoptar estos nuevos medios de producción, administración, logística, etc etc … en muchos sectores. Para el 2030 muchas empresas ya estarán operando con esta tecnología, sino antes.

Robot preparando un cocktail

En cuestión de geografía, la distribución y la cadena de valor experimenta también un cambio, para el 2022-25 el 59% de los contratadores en las empresas esperan una alteración de cómo se va a producir y distribuir modificando su base geográfica de operaciones. De este modo, las compañías preveen una Automatización, que llevará a una reducción de la fuerza de trabajo en unos 5 años. Una nueva frontera de Humano-Máquina, en el año 2018 el 71% de las tareas eran realizadas por humanos, se estima que para el 2025 será el 58% siendo el resto realizado por máquinas. Esta tendencia irá en crecendo para el 2030-50, donde cada vez la tarea será en mayor y mayor porcentaje realizada por la máquina.

Una aproximación a los roles más demandados. Científicos y analistas de Big Data; Desarrolladores de APP y Software; E-commerce y especialista en Social Media; Gestores de atención al cliente; Ventas y Marketing; Desarrolladores y Entrenadores de personas y cultura; Especialistas en desarrollar organizaciones; Innovación Managers.

En las Tecnologías emergentes: AI (Artificial Intelligence) y Especialistas en máquinas de aprendizaje; Especialistas en Big Data; Expertos en procesos de «Automation»; Analistas de la seguridad de la información; Interacción del humano – máquina y Experiencia de Usuario (UX) diseñadores; Ingenieros de robótica; Especialistas en «Blockchain». Todo ello requerirá de personal preparado para estos puestos y desplazará a otras personas de la fuerza de trabajo.

La gran pregunta es ¿a dónde irán? Al paro, a la pobreza absoluta, al suicidio, a la violencia. La mayoría de las compañías aún no tienen claro cómo se realizará este tránsito. Lo más seguro que muchos de los trabajadores recibirán formación para estos nuevos puestos tecnológicos, los más «aptos». ¿Qué va a ocurrir con los puestos de los llamados «servcios»? ¿El Estado podrá asumir los costes de todos los trabajadores que quedarán en el limbo laboral? Lo cierto es que ya nadie más se «podrá dormir en los laureles», estaremos en un modelo que nos obligará a estar en formación continúa. La formación la dará en gran medida las propias compañías a sus trabajadores, pero los que no trabajen tendrán que asumir un coste para estar en el mercado nuevo de trabajo.

TRABAJOS QUE DESAPARECERÁN EN LA NUEVA ERA DEL TRABAJO. Es una aproximación: Zapateros; Relojeros; Operarios de Metalurgia; Atención al cliente; Construcción; Transporte; Agencias de Viaje; Fabricantes de piezas industriales. Un informe de The Valley, estima algunas profesiones que no existirán en 2040: Documentalistas en papel; Taxistas; Cajeros autopistas; Administrativos y personal bancario; Personal atención al cliente; Operarios de imprenta; Personal en taquillas de cine; Carteros; Costureros y operarios textiles; Community Managers (en este caso será únicamente una habilidad más curricular, no una profesión en sí misma como lo es ahora).

Ahora con la pandemia mundial sin duda, acelerará estos procesos de cambio. En plena crisis económica mundial causada por los confinamientos en la mayoría de las economías mundiales, ha puesto de manifiesto la gran demanda tecnológica, la necesidad de estos cambios. En toda metamorfosis se sufre un proceso doloroso, donde se produce una mutación que provoca que se dejen atrás ciertos elementos y adoptemos los nuevos. En el caso de la población mundial tan numerosa va a ser complicado y no exento de conflictos mundiales de diversa índole.

Recomendamos algunos eventos culturales que ilustran estos cambios: Years and Years (serie de televisión) HBO. Metálica (obra teatral escrita por Iñigo Guardamino se puede conseguir en CDN el texto), lee más sobre esta obra.

Join the discussion

  1. Michael

    ¡Gran artículo BGD! Sin duda, nos esperan grandes cambios futuros y esperemos que las consecuencias negativas se vean compensadas por acontecimientos positivos.
    Gracias!
    Michael

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.