Ópera

El Teatro Real cierra temporada con «Tosca» de Giacomo Puccini, a la dirección musical, el Maestro Nicola Luisotti.

Melodramma en tres actos Música de Giacomo Puccini (1858-1924). Libreto de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica, basado en la obra La Tosca (1887) de Victorien Sardou. Estrenada en el Teatro Costanzi de Roma el 14 de enero de 1900 y estrenada en el Teatro Real el 15 de diciembre de 1900. Es una coproducción del Gran Teatre del Liceu de Barcelona y el Teatro de la Maestranza de Sevilla.

Entre el 4 y el 24 de julio se ofrecerán 16 funciones de Tosca, con retransmisiones gratuitas en distintos formatos ­canales de YouTube, MyOperaPlayer, La 2 de TVE, Radio Clásica de RNE y pantallas exteriores en la Plaza de Oriente y Plaza de Isabel II­, que llevarán el popular título de Puccini a todos los rincones, celebrando el final de una programación operística intensa y muy especial, ya que el Real ha sido el único teatro lírico del mundo en presentar una temporada 2020-2021.

Nicola Luisotti ha tenido un importante papel durante este largo período de convivencia con la pandemia, dirigiendo la excepcional Traviata después del confinamiento estricto, inaugurando la presente temporada el pasado septiembre con Un ballo in maschera y estimulando, con su dedicación, confianza y entrega, a los artistas, trabajadores y al Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real durante estos tiempos de incertidumbre. Con Tosca, Luisotti dirigirá su novena ópera en el Teatro Real, en esta ocasión al frente de tres repartos ­con cuatro Cavaradossi­, trabajando junto a Paco Azorín, que ha renovado para el Real la producción creada en 2014 para el Liceu de Barcelona y la Maestranza de Sevilla.

Nicola Luisotti

Concebida como un thriller cinematográfico, con apoyo de proyecciones y un decorado circular que evoluciona del realismo del primer acto a un progresivo lenguaje más conceptual y simbólico, Azorín lleva al espectador a penetrar en la atmósfera revolucionaria, caótica y despiadada de las luchas napoleónicas y contrarrevolucionarias, germen de los movimientos que llevarían a la unificación de Italia años más tarde.

Haciendo un paralelismo entre la trágica historia amorosa de la protagonista y la lucha contra un poder corrupto y autocrático, Tosca lucha por el hombre al que ama hasta la humillación y el asesinato, encarnando simbólicamente la defensa a ultranza de los ideales revolucionarios. Tosca es una de las ópera más populares, sino, la más, junto a Madame Butterfly también de Puccini. Como ya venimos diciendo, la ópera es un género que lo tiene todo, y Tosca, es un thriller como lo pudiera ser alguna obra cinematográfica, con músicos en directo, actores, cantantes, y unos decorados que hace de esta experiencia, única y fascinante. Quien no haya tenido la oportunidad de ver esta ópera en tres actos en vivo, ahora es la oportunidad, un cierre de temporada maravilloso que nos regala el Teatro Real, después de este año tan horribilis (un thriller) que hemos experimentado a nivel mundial como nunca antes en la historia reciente.

No hay otra ópera que se pueda fechar con la precisión de Tosca en lo que se refiere al momento histórico de su trama. La ópera se desarrolla en el lapso de tiempo que transcurre desde la pretendida victoria austríaca sobre las tropas de Napoleón que habían cruzado los Alpes hasta la noticia del verdadero resultado de la contienda –quien finalmente ganó la batalla fue Napoleón–, que sentencia el destino de Cavaradossi y apresura los acontecimientos que llevarán al sangriento final. En Marengo se encontraron ambos ejércitos, franceses y austríacos, luchando hasta la extenuación. Estaba mucho en juego porque se trataba de una batalla del paladín de la revolución francesa, Napoleón, contra su enconada contrincante María Carolina, la única entre los príncipes de Europa que rechazaba inclinarse ante su poder; la opresora desalmada de cualquier súbdito que pudiera sentir el más mínimo volteriano entusiasmo republicano; la instigadora de la salvaje represión de Roma, tan pronto como se la anexionó asumiendo la regencia al caer la ciudad ante las tropas napolitanas, a la muerte de Pío VI. En esa jornada decisiva se enfrentaban mucho más que dos ejércitos que defendían intereses particulares de dos países: lo que estaba frente a frente eran dos concepciones antitéticas del mundo. El desenlace parecía próximo porque las fuerzas austríacas estaban a punto de tomar la plaza y así se publicó por todo el país, pero Louis Charles Antoine Desaix, el general de Napoleón, consiguió in extremis cambiar la suerte de la contienda y convertirla en una grandiosa victoria de los franceses, no sin antes encontrar la muerte. Joan Matabosch

Paco Azorín, que inició su carrera como escenógrafo ­en el Real se han visto sus decorados para las óperas Il prigioniero y Suor Angelica (con dirección de Lluís Pasqual) y para los ballets 2 you Maestro, El amor brujo y Electra­, asume en esta producción también la dirección de escena, adaptando las directrices de la interpretación actoral a la idiosincrasia de cada cantante. En la producción que se verá en el Real se ha mantenido la dramaturgia original, pero se han introducido algunos cambios, como la incorporación de una actriz que simboliza la revolución, o el nuevo diseño del vestuario del personaje titular, concebido por Ulises Mérida, con el que se pretende reforzar el carácter de diva operística de Tosca, completando el figurinismo original de Isidre Prunés, fallecido en 2014.

La ópera, coproducción del Gran Teatre del Liceu de Barcelona y del Teatro de la Maestranza de Sevilla estrenada en 2014, estará protagonizada por tres repartosencabezados por las sopranos Sondra Radvanovsky, Maria Agresta y Anna Netrebko; los tenores Joseph Calleja, Michael Fabiano, Yusif Eyvazov y Jonas Kaufmann; y los barítonos Carlos Álvarez, Gevorg Hakobyan y Luca Salsi. Sondra Radvanovsky, que ya interpretó a Tosca en 2011, volverá al Real con este papel, después de encarnar a Amelia en Un ballo in maschera en la inauguración de la presente temporada. También regresa la soprano Maria Agresta, que protagonizó Norma (2016), Il trovatore (2019) y Don Carlo (2019). Anna Netrebko interpretará su segunda ópera en el Real, después de su participación en Guerra y Paz, de Serguéi Prokófiev, en 2001. El tenor estadounidense Joseph Calleja debuta en el Teatro Real, Michael Fabiano asume un nuevo papel protagonista después de su participación en Cyrano de Bergerac (2012), I due Foscari (2016), Giovanna d’Arco (2019), La traviata (2020) y Un ballo in maschera (2020), y Yusif Eyvazov interpretará por primera vez una ópera en el coliseo madrileño, después de haber participado en un concierto al lado de Anna Netrebko en 2019. Finalmente, Jonas Kaufmann, que actuó en una función de La clemenza di Tito en 2009, encarnará ahora a Cavaradossi en dos funciones.

El papel de Scarpia será defendido por Carlos Álvarez ­que cambia completamente de registro después de su reciente triunfo en Viva la Mamma­, Gevorg Hakobyan, que debuta en el Real, y Luca Salsi, que ya actuó en Rigoletto (2015) y Don Carlo (2019). Después de la reapertura del Real, se han ofrecido 32 funciones de Tosca en las temporadas 2003-2004 y 2010-2011, todas con dirección de escena de Nuria Espert. Este popular título operístico regresa con un nuevo enfoque, que nace de la riqueza musical y dramática de esta trepidante obra maestra de Puccini.

En torno a esta ópera se han organizado actividades paralelas, destacando Enfoques, en la Sala Gayarre, el 29 de junio a las 20.15 horas, con un aforo del 65% de localidades presenciales y retransmisión por el canal de YouTube del Teatro Real.

Las funciones comenzarán a las 19.30 horas (incluyendo las de domingo), tendrán un aforo máximo del 66% (frente al 75% autorizado por la Comunidad de Madrid) y habrá una butaca vacía interpuesta entre cada grupo de convivientes.

Tosca se retransmitirá el 10 de julio a las 21.00 horas en pantallas instaladas en la Plaza de Oriente y en la Plaza de Isabel II, con aforo limitado a 1000 asientos y de acuerdo con la normativa de seguridad sanitaria de la Comunidad de Madrid. El desfase de una hora y media en relación con el inicio de la ópera pretende evitar el calor y la excesiva claridad que puede haber a las 19.30 horas.

Asimismo, la ópera será retransmitida gratuitamente, también a las 21.00 horas, en MyOperaPlayer (donde pasará a formar parte del catálogo) y en los canales de YouTube del Teatro Real y de RTVE, coproductora de la producción audiovisual.

Al día siguiente, 11 de julio, a las 23.00 horas, Tosca será emitida en La 2 de TVE.

La mejor forma de despedir esta temporada de ópera tan llena de inconvenientes a causa de la pandemia mundial, aún así, el Teatro Real, ha sabido hacer frente a las adversidades, mantener la ópera viva, así como acogiendo otros espectáculos, siempre en apoyo a la cultura. De nuestra parte, sólo podemos decir, que esperamos que la próxima temporada podamos contaros más y mejor sobre las óperas y demás acontecimientos en el Teatro Real, de primera mano, éste año, no ha sido posible asistir en vivo a prácticamente ninguna. Pero, sin duda, vienen tiempos mejores. ¡Viva la Ópera! Nos vemos en los teatros! 😉 BGD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x