En el Diván

La cara oculta de la luna. ¡Oh dios mío! Necesito un “grip”.

Todo el mundo practica el “grip” sin saberlo… y se preguntarán: ¿Qué es el “grip”? Responde obviamente a una palabra de origen sajón. En Hollywood es una profesión. La acepción de la palabra, también tiene otros significados. Nos interesa el de Hollywood, ocultar, cubrir, jugar, iluminar, sombrear…. para que nada sea lo que es, y todo sea lo que parezca.

En la vida, tenemos la tendencia a practicar el “grip” sin darnos cuenta. Nunca hablamos de los fracasos tanto como de los éxitos, sería un «grip» más bien de tipo emocional. Así no hablar de los fracasos nos da una sensación de no tenerlos ¡Error! pues después del éxito ha habido muchos fracasos., digamos que cuántos más fracasos acumules, más cerca está el éxito, aunque quizá no siempre sea así, el hecho de intentarlo incansablemente tendrá su recompesa. Por eso, el título “la cara oculta de la luna” lo que nadie ve, y nadie quiere enseñar, aunque sea lo que más nos enseñe a lidiar con la vida en general (valga en juego de palabras). Pero que sin duda, el ir a mirar en lo que está oculto sería una revelación del completo “self”. El conocimiento de nuestro “yo” más interno es la clave en la toma de decisiones.

Es fundamental para todas aquellas personas que están a punto de comenzar algo en su vida, un negocio un proyecto, una novela, una casa, tener un hijo, encontrar el amor…. y así un largo etcétera, y piensan que ellos o ellas no están hechos para triunfar, que no tienen lo que hay que tener, la gente triunfadora proyecta imagénes diferentes a la imagen de ellos mismos delante del espejo, pero no es así, la gente que ya es existosa ha estado en la misma tesitura que estamos ahora nosotros, la duda, los miedos, la incertidumbre, pero lo que diferencia a estas persona es, que no por sentir todo lo anterior, se han dejado amedrentar, y ha ido a por ello, disfrutando cada pasa del camino al éxito y cambiando, modificando, aprendiendo de todo. Mirar en lo oculto de nosotros mismos y es como encontrar “el santo grial” de lo que somos y queremos, es como ver el «backstage» en el teatro. Nos va a ahorrar muchos disgustos y decepciones en el futuro y también a perder el tiempo con aquello o aquellas personas que no nos aportan nada, es más, nos quitan.

En nuestro entorno más cercano observamos normalmente a las personas que tienen lo que queremos tener o son lo que aspiramos ser, nos comparamos con ellas con modificaciones a nuestra persona, claro está. Y a veces nos dejamos llevar demasiado por un sueño eterno… una ilusión enquistada de que por arte de magia, aquello que tanto anhelamos vendrá a nosotros si adoptamos las características de esas personas. ¡NO! Esto no es así ¡NUNCA! Primero, porque no sabemos ni conocemos, todos los entresijos de esa persona, esa «cara oculta de la luna» que no eseña, y es ahí, donde está la clave. Tendríamos que conocer a esa persona íntimamente para preguntarle, aún así, no sabemos al cién por cién si nos va a contestar honestamente. La gente que ha pasado por una largo y arduo camino para llegar donde está ahora, muchas veces, no quieren estar recordándolo en ese punto de sus vidas, y menos con alguien. Por ese motivo es que siempre, la proyección del éxito es tan traicionera, pues se basa en algo casi mágico.

Estas personas aparentemente poseedoras del toque mágico casi nunca cuentan (pues lo quieren olvidar con todo su derecho a hacerlo) los sinsabores que padecieron durante el proceso de incubación de su preciada criatura (sea proyecto, negocio, libro …) Hay algunos que sí, pero lo hacen siempre eligiendo muy bien las anécdotas, dotándolas de cierto romanticismo con un punto de transgresión gamberra, a veces, que da un toque siempre de ser valientes y haber tomado todo el jugo de la vida, incluso el más amargo y haber salido airosos. Todo ello, cierto es, seguro que cuentan cosas ciertas, pero aún así, nosotros buscamos algo más. La verdad desemascarada, dura y cruel, pero muy informativa. En el mundo de la música rock, por ejemplo, era muy típico pensar que los grupos de éxito, siempre estaban drogados y bebidos y lo pasaban en grande, ese es el otro lado, pensar que su éxito se base en eso nada más. Cuando la realidad es/era que había horas de ensayos, creación de canciones, giras, entrevistas, trabajo (que aunque agradable, era trabajo) conciertos, fracasos amorosos y/o familiares.

No cuentan las negativas, los fracasos, los intentos, los rechazos, las tomas falsas, la gente tóxica que tuvieron alrededor que casi les hace fracasar, el gasto, el desgaste, las frustraciones, las pérdidas, los intentos fallidos, la búsqueda, y así una lista de piedras del camino. Y cuando lo cuentan, parece que es en modo fábula, como una casualidad del destino. Que ellos o ellas estaban señalados con la marca del “inténtalo que lo conseguirás” y los demás no lo estamos. Hay que estar allí en el momento oportuno, eso es cierto, había una frase de Pablo Picasso que describe bastante lo que estamos hablando; «la inspiración existe, pero te tiene que pillar trabajando». Si cambiamos «inspiración» por la palabra «éxito» también se puede aplicar. Lo que nos lleva a la conclusión que es la perseverancia y el trabajo el vehículo que nos llevará a el éxito.

Queremos hablar de todo eso. Detrás del éxito hay un pozo lleno de capas, arena, barro, piedras. Esas capas son la pruebas que has tenido o tienes que pasar para llegar a la superficie del pozo, como una especie de sustento emocional. En la superficie, no todo será tampoco de color de rosa, hay que mantenerse ahí. Aunque esto es otra cuestión a tratar. Hasta que sales a la superficie, que sería una especie de analogía de tener lo que querías, has trepado un difícil, doloroso y a veces sucio camino. Todo ello te ha proporcionado habilidades que ya difícilmente olvidarás, también ha hecho de ti la persona que eres ahora. Para bien o para mal. Las personas tóxicas te han ensañado muchísimo, quizá más que aquellas que han sido amables y útiles en un momento dado. Se aprende más de lo negativo porque nos está despertando, nos está alertando y se disparan todas la alarmas de nuestra inteligencia para protegernos, con la amabilidad, es distinto, no detectamos peligro y nos relajamos, que también es importante, con esas personas amables y sanas nos abrimos y surgen otras cosas como por ejemplo, la creatividad tan necesaria.

El próximo artículo matizaremos más sobre:

¿Qué ocurre si el gran obstáculo es tu familia? aquellas personas que se supone están ahí para hacerte bien, para empoderarte, para hacerte sentir única y amada. ¿Qué pasa si son ellos el gran problema? Lamentablemente ocurre con demasiada frecuencia. Salvando la distancias con casos particulares, intentamos dar un brochazo de generalidad útil. Si es que esto es posible, al menos lo intentaremos.

BGD 😉 La vida es una aventura con líneas quebradas, altos y bajos, ascedentes y descendentes.

Join the discussion

  1. CreedFragrances.co.uk

    Great content! Keep up the good work!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x