Teatro

Un cóctel cultural al contrapunto; payasos y un texto clásico. ¿Dónde? En el Teatro Clásico de Madrid.

Si os dijera que unos payasos se enfrentan a un texto clásico, novela de Luis Vélez de Guevara, edición del año 1641 y adaptado por Juan Mayorga, dirigido por Ester Nadal y en el Teatro Clásico de Madrid dirigido por Lluís Homar; ¿me creeríais?

Esto está pasando, «El Diablo Cojuelo», está adaptado por Mayorga y dirigido por Ester Nadal, interpretado por los payasos Rhum & Cia. La versión es libre pero respetando el texto, tratándolo de forma respetuosa. El primer punto es la extrema responsabilidad que se le da a la Compañía de Payasos de «Decir» el texto del siglo XVII, y éstos se lo toman locamente en serio. Entre las explicaciones y peticiones necesarias, Rhum & Cia a modo de paréntesis metateatral se abstraen para hacerse entender y comprender el texto. Siempre nos da cierta congoja el acercarnos a estos textos que creemos harto complicados de digerir, pero, de verdad os digo, que en esta ocasión (entendáis o no) os lo vais a pasar genial intentándolo junto a estos payasos. Merece la pena. La locura de la unión ya promete, mejor no esperar nada para tener la sensación de la sorpresa. Parece ser que es más fácil inclinarse a pensar que la mezcla es un salto al vacio, como el salto que dan el «diablo cojuelo y el estudiante», a riesgo de dársela bien dada. En el mundo del «Clown» la sensación de torpeza ante cualquier empresa y la catástrofe, mezclado con la seriedad y «perfección» de los textos clásicos eternos, es en sí mismo ese salto al vacío que nos hace reflexionar sobre las posibilidades de unión de ambos universos para obtener un nuevo «Big Bang»; lo loco de imposible hecho realidad. Eso es el fin mayor del Teatro.

Así lo reza el subtítulo del texto clásico; «El Diablo Cojuelo: Novela de otra vida traducida a esta». El mundo del siglo XVII en el acto real de la magia del teatro nos llega al siglo XXI para enseñarnos aquellos en una España esperpéntica llena de contrastes y personajes raros, casposos, aristócratas ociosos, mesoneros malhumorados, estudiantes fracasados etc etc… ¡Caramba! ¡No hemos cambiado tanto! La perspectiva para el diablo desde los cielos a vista de pájaro no entraña secretos, mira los tejados, se cuela por las ventanas para ver la «verdad» de lo habitantes de una ciudad en su búsqueda de evasión y entregada a la noche pecaminosa y enmascarada. Rhum & Cia salen y entran del trance para refrasear, ¿lo estamos haciendo bien? Ellos no tienen claro que están por el buen camino. Por lo tanto hay dos cosas ocurriendo entrelazadas; por un lado el fracaso de los payasos al interpretar un clásico, o no. Por el otro, el clásico con su texto dicho y bien dicho. Entre tanto, presenciamos un movimiento continuo en escena, una plástica extraoridinaria, una transformación constante de payaso a actor, con las dudas que genera… sobre todo a ellos mismos. La pieza va tomando forma y nos va guiando hacia entender porqué estamos todo allí. Nunca antes habremos estado viajando de un siglo a otro con tanta rapidez de destreza.

Os dejo aquí unas palabras de Juan Mayorga: «He escrito cada línea teniendo en la cabeza y en el corazón a los formidables actores y maravillosos payasos -contra el sentido común y el orden alfabético- Piero, Paganini, Martínez, Lozano, Giuliani y Arquetti, y siempre en diálogo con Ester Nadal, que también está maravillosamente loca. Con ella y con ellos he gozado cada minuto de una de las aventuras más hermosas en que me he metido desde que estoy en el teatro. Juntos, subidos a los hombros del gran Vélez, les ofrecemos este delirio, tan clásico y tan payaso.- Juan Mayorga.

¿Cómo se ha llegado hasta aquí? Nos cuentan sus protagonistas, que las ideas y las charlas surgen en un bar, luego en otro y otro, hasta llegar a la llamada de Homar, -«traerme una propuesta»- . Después ya todo es un ir y venir de charlas y buscar la forma de unir el clown y el clásico. Dice Ester Nadal; No es una unión de dos lenguajes sino que un lenguaje es inherente a toda la mnera de expresar. Aunque Arquetti se encuentre con El Diablo Cojuelo y lo quiera hacer de una manera no-clown de interpretar un clásico, no puede dejar de hacerlo desde el clown; porque forma parte de nuestra identidad, de nuestra manera de mirar el mundo y de expresarlo…-» . Todo ello es el resultado de llevar un clásico a los jóvenes, acercarles esto es hacerles entender que ellos no son ajenos a lo que ya pasó, sino que, por el contrario les puede ser muy útil y abrirles un mundo lleno de novedad del pasado. Si se me permite la expresión retroactiva.

Podéis verla en: Teatro Clásico Nacional. Del 14 de abril al 5 de Junio 2022.

😉 BGD… La vida sin la cultura es una tortura…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x