Ópera

Teatro Real de Madrid concluye su Temporada 21/22 con «Nabucco» de Giuseppe Verdi.

Después de 151 años se podría decir que este Nabucco es un estreno prácticamente. Se ofrecerán 15 funciones desde el estreno de hoy 5 de Julio al 22 de Julio, en una cooproducción del Teatro Real con la Ópera de Zúrich. En la dirección de escena Andreas Homoki. En la dirección musical Nicola Luisotti.

Bis del Coro en el Estreno del Teatro Real: ¡¡¡Emocionante, maravilloso!!! Aplausos de más de 5 minutos!!! Este Coro dirigido por Andrés Máspero es uno de los mejores del mundo.

Maestro Nicola Luisotti.

Esta producción se estrenó ya en el 2019 y se reprndrá en septiembre. Es un obra esencial para todos aquellos que amen la ópera, pero los que no hayan todavía sucumbido a sus encantos, sin duda, conocerán y se emocionarán con su coro más famoso el de los esclavos judíos,» Va, pensiero, sull’ali dorate («Vuela, pensamiento, en alas doradas»). Más allá de la cualidad intrínseca del Nabucco, que pertenece al primer periodo creativo de Verdi, esta ópera fue muy importante en su propia vida personal así como en su carrera artística. Verdi atravesaba una enorme crisis existencial tras el fallecimiento prematuro de su joven esposa y sus dos hijos, al que se añadiría un horroroso fracaso de Un giorno di regno, que lo hizo plantearse dejar la composición. El Maestro Luisotti gran experto en Verdi, nos contaba que éste era un personaje temperamental con un carácter a veces difícil. En un encuentro fortuito con el director de La Scala de Milán, quien le propuso la creación de una ópera basada en un libretto bíblico de Temistocle Solera, sobre la resistencia del pueblo judío a la invasión de la tropas babilónicas bajo la égida de Nabucco. Al principio Verdi lo rehusó de forma categórica, pero cuando al final logró leer algo del libreto que se había llevado a casa, ya comenzó apenas a componer la ópera sin descanso.

Nabucco se estrenó en La Scala el 9 de marzo de 1842 con un éxito arrollador y la inmediata asociación de la opresión del pueblo judío con la de los italianos bajo el yugo del imperio astrohúngaro, que sin duda dio un enorme empujón a popularizar la ópera. Este inesperado triunfo y la participación en la ópera de la soprano Giuseppina Strepponi, futura pareja de Verdi, en el endiablado papel de Abigaille (una de las hermanas de la dos que hay en la trama). Así pues, Verdi recuperó su carrera que tanto nos dio después del Nabucco. Dicha partitura es de una melodía maravillosa, su enorme facilidad para la caracterización musical de los personajes (destacando sobre todo el de Abigaille), así serán todas las óperas de Verdi musicalmente melódicas y dramáticas.

Acerca de la dirección de escena en cargo de Andreas Homoki, quien debuta en el Teatro Real, traslada la escena del conflicto de babilonios y judíos en el siglo VI a.C, al enfrentamiento entre italianos y austriacos en el siglo XIX, donde el sistema politeísta de los babilonios se contrapone, como una utopía, un sistema nuevo y moderno, encarnado por la visión monoteísta del mundo hebreo. Dos hermanas, dos mundos, dos visiones. Es Abigaille, la primogénita, la que desesperadamente intenta preservar la tradición del antiguo sistema, frente a su hermana Fenona quien percibe el momento como un cambio inevitable y quizá necesario. Entre lo antiguo y lo nuevo, la familia acaba rompiéndose. Todo ello en un marco súper austero y minimalista a cargo del escenógrafo Wolfgang Gussmann, quien apuesta por un escenario conceptual para quizá enfocarnos en la música y el argumento. El vestuario corre a cargo de Susana Mendoza, que contrasta con la puesta en escena, pues son vestidos y trajes sugerentes y muy elaborados.

Tres repartos se alternarán en la interpretación de los papeles protagonistas: Nabucco, los barítonos Luca Salsi, George Gagnidze, Gabriele Viviani y Luis Cansino; Abigaille, las sopranos Anna Pirozzi, Saioa Hernández y Oksana Dyka; Ismaele, los tenores Michael Fabiano y Eduardo Aladrén; Fenena, las mezzosopranos Silvia Tro Santafé, Elena Maximova y Aya Wakizono; Zaccaria, los bajos Dmitry Belosselskiy, Roberto Tagliavini y Alexander Vinogradov; y El Gran Sacerdote, los bajos Simon Lim y Felipe Bou. Y desde luego como un personaje más el Coro Titular del Teatro Real con su director Andrés Máspero, muy aplaudido y con Bravos por docquier. Destacar sólo que tres de las 15 funciones las dirigirá Sergio Alapont.

Como no podría ser de otra manera también se retoma la Ópera en la Calle con pantallas gigantes en la plaza de Oriente los días 14 y 15 de julio. Además El 15 de julio, viernes, la ópera será retransmitida gratuitamente en MyOperaPlayer y en plazas, centros culturales, museos, auditorios y teatros de toda España, dentro de la programación de la Semana de la Ópera. Las inscripciones siguen abiertas a través de este enlace.

Ven a la Ópera BGD!!! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x