Libros

Si no conoces al escritor chino Mai Jia. Te lo presentamos. Autor esencial de la literatura contemporánea.

El novelista chino, Mai Jia en su novela El Don cuenta la historia de un genio Rong Jinzhen, quien pertenece a una saga, los Rong, de matemáticos, pero él es un eslabón perdido, cuyo don será también su mayor enemigo. Su estilo en esta novela es arriesgado usando recursos literarios poco habituales, como el de hablar como autor al lector en primera persona. Dicho recurso dota a la novela de cierto diálogo realista donde la ficción se vuelve realidad y ésta última es también ficción.

El Don, se desarrolla en China con la mirada puesta en Occidente, desde la perspectiva política de la guerra y posguerra (II Guerra Mundial y la Guerra China/Japón) y la posterior Revolución cultural China de Mao. La novela toca la época de la guerra de Corea, no tanto en cuanto la guerra en sí, si no ilustrando la época de los años 40, 50 y 60 del pasado siglo XX. Los cambios ideológicos y políticos en Asia, la reestructuración de los mapas pero sobre todo en la novela es importante la situación de peligro y de cierta paranoia que había en aquellos tiempos. Los espías, los criptógrafos, en definitiva, los servicios de inteligencia estaban muy demandados por los gobiernos. ¿Quiénes hay detrás de estos servicios de inteligencia? Sin duda, hay muchos perfiles, pero uno de los más importantes eran los matemáticos en su rama de criptógrafos.

En los años 50 (siglo XX) había una división clarísima ideológica que confrontaba dos bloques. Estados Unidos con sus aliados luchaban contra el comunismo como si de un gran mal se tratara. Y el bloque comunista aspiraba a conquistar el mundo con su paradigma. Así pues, poder y control eran dos máximas que rezaban ambos bloques. En este clima las conspiraciones y los espías campaban a un lado y a otro en busca de información que debilitara al «enemigo». Nuestro protagonista Rong Jinzhen es un niño muy especial. Con una inteligencia extraordinaria pero también poco habitual quien, poco a poco es descubierto por los servicios secretos chinos de la República del Pueblo Chino. Comienza un difícil camino que parecía predestinado para él, en su vida desde niño aprendió a descifrar los sueños, pero que sin embargo, va a tener un sabor bastante amargo. Para Rong Jinzhen su inteligencia es su mayor valor pero también su mayor castigo.

Mai Jia, nos cuenta la historia de este personaje con sus alrededores, imbuyéndonos en una atmosfera inquietante y misteriosa. Cuando lees la novela, hay momentos en los que no puedes evitar pensar «¿qué hay de verdad en todo ello?»- El narrador, que es el autor en primera persona pone voz a diversos narradores al mismo tiempo que él mismo como autor no desaparece. Es un estilo muy arriesgado pero que, al lector, le ayuda mucho a generar un diálogo presencial con todos, autor, personajes, narradores que son a la vez personajes. Lo hace con un recurso muy eficaz, las entrevistas, éstas están presentes a lo largo de la novela como un añadido de credibilidad a la historia. No por que la necesite, si no por que se trata de un juego del autor con el lector. Mai Jia, o el periodísta que entrevista a estos personajes en la historia es a la vez parte de los personajes y autor. Ese recurso o técnica genera una especie de «verdad» como un juego de la vida, donde la ficción y la realidad se cruzan dotando de viveza la novela.

Bien es cierto, que estamos más enfocados en hablarte del estilo y los recursos que el autor está utilizando que de la novela en sí misma. Pero esa es justo la razón de leerla. La experiencia que supone entrar en el laberinto del juego literario de la realidad/ficción. El tema es apasionante, los espías, los mensajes encriptados, el propio protagonista con su inteligencia en solitario. La sensación de no conocerle y de conocerle al mismo tiempo. Quizá todos nosotros seamos a veces desconocidos en las diversas etapas de nuestras vidas. El yo niño o niña, el adolescente, el adulto, la hermana, la esposa, el marido, el padre, el hijo, el «yo» imaginario, el «yo» que ven los otros, el «yo» real escondido, ese «yo» que ni aún he acabado de descubrir. Nuestro protagonista Rong Jinzhen, está siendo descubierto por el autor y por el lector casi al mismo tiempo, como si ambos dialogaran juntos acerca de cómo es Jinzen.

«Mis personajes nunca han sido materia de ficción al menos en China» Mai Jai.

El Don, de Mai Jia no defraudará, lectura amena, que seguro te hará disfrutar de momentos tranquilos con tu libro, pero que sin embargo, no estarás solo. Si compras a través del enlace siguiente nos dejas una pequeña ganancia para seguir recomendándote.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.