Cultura. Noticias. Salud y Belleza. Historias reales y sueños. Relaciones. La vida es un cúmulo de decisiones que afectan a nuestra forma de ser y pensar.
Cool-tura

HOMENAJE: “ROSARIO DE ACUÑA. RÁFAGAS DE HURACÁN”. ESCRITORA, POETA, DRAMATURGA, PENSADORA, PERIODISTA.

Pionera a su tiempo, aunque suena a tópico. Mujer que trascendió a su época y a sus contemporáneos. Mente brillante, su vida tan fascinante como desconocida. Podréis descubrir más:

En la Sala Mirlo Blanco del Teatro Valle Inclán. Producción del CDN hasta el 28 de octubre. En el ciclo “En letra grande”, un homenaje merecido de una de las más grandes escritoras de nuestra historia, olvidada en la lista negra por demasiado tiempo. Revive en la mágia del teatro. Teatro que ella tanto amaba.

Lo mejor a veces de ir al teatro es ir sin expectativas. Nada había oído de esta obra, de este ciclo, de esta escritora. Me senté en la butaca relajada con la mente abierta. La atmósfera que lo impregna todo es como onírica, con los globos plateados, la oscuridad y un cierto humo de misterio. De repente, suenan unos golpes y las actrices se van acercando al escenario, lentamente. Se sitúan en el centro y comienza la obra.

En el cine se denomina biopic a un rollo dedicado a la vida de alguien. La obra es un breve pero intenso repaso a la vida de Rosario de Acuña, podríamos llamarlo teatro biográfico. Una vida llena de dolor, lucha, amor, cierto ostracismo y mucha literatura. Ella vivió su vida libre en su interior, una vida sombreada por una ceguera intermitente, que le dio un enfoque diferente sobre la percepción de las cosas. Pero aun así estuvo sometida a la tiranía estamental de la época que le tocó vivir. Sin embargo, ésto no fue un freno, más bien lo contrario para Rosario de Acuña, fue una motivación de seguir escribiendo sobre las injusticias y las mentiras de la Iglesia para adormecer conciencias, sobre la injusticia a la que se enfrentaban mujeres de letras y otras profesiones como ella misma. Luchó por volver a ver representada su obra más polémica; “El padre Juan”. Ésta obra se estrenó con gran éxito pero, aún así, se vetó por su temática en torno a la doble vara de medir de la Iglesia católica.

Pero todavía hay más, y ahí donde la falta de expectativas, se transformó en sorpresa grata. Desconocida para mi, Rosario de Acuña, ha sido un gran descubrimiento. Nada tiene que envidiar a otras de sus contempóraneas que bien conozco y que se le ha dedicado aquí un artículo recomendación de uno de sus tanto libros, como es, Edith Wharton. También ella fue pionera en su país, Estados Unidos. También tuvo que escribir en un mundo hostil para las mujeres. Pero a Wharton quizá la historia la trató mejor que a Rosario de Acuña. En España aún quedan miles de nombres femeninos ocultos, ninguneados que aportaron tesoros en las Artes y en las Letras. Sin duda es nuestra pérdida no poner remedio.

Por ese motivo el ciclo “En letra Grande” que comenzó con Mª Teresa de León, y al que sigue Rosario de Acuña, es un deber de un centro que se ha de llamar “dramático nacional”. Ójala y sigan con la iniciativa. Sacar de la oscuridad y del olvido a tantas y tantas mujeres de todos los campos de la Cultura y de las Ciencias. Hay más mujeres en el presente ciclo “En Letra Grande” que acaba de comenzar en septiembre de 2018. Daremos cuenta de todas ellas aquí. Unos de los motivos que da la existencia a este magazine digital, es precisamente la idea es aunar cultura y voces femeninas del siglo XXI, aunque fueran voces y plumas de hace dos siglos atrás, están aún vigentes, pues hablan de temas todavía no resueltos en la actualidad. Pues cuando una lee a Rosario de Acuña, no parece estar leyendo a alguien que escribió en el siglo XIX. Para nada. Es una voz actual, viva y fuerte. ¿Tan poco hemos avanzado? Lamentablemente en lo esencial, sí. Por eso, es tan importante escuchar hoy estas obras acerca de estas personas extraordinarias de ayer, que nos tienen que mostrar algo hoy. El camino importante que ellas emprendieron, no abandonarlo jamás, pues el abandono significaría, perder.

La obra está muy bien estructurada, interpone dos épocas, la de la propia Rosario de Acuña, y la actual. Las actrices y el actor, se valen únicamente de su vestuario, los globos y poco mobiliario con algo de atrezzo, para explicar presente, pasado y futuro de la vida de la librepensadora Acuña. El ritmo o tempo, es el justo para no perder interés pero al mismo tiempo no ser acelerado. Los silencios son muy importantes y están muy bien resueltos. Hay momentos de un climax sobrecogedor donde ese silencio articula un mensaje de, a veces tristeza y otras esperanza.

Lejos de querer aquí (aunque me sienta tentada) ofrecer una biografía de Rosario de Acuña, id a ver la obra y buscad información sobre ella, leerla. Es sin duda la mejor manera de manterla viva, como lo están Lorca o Zorrilla o Lara. Además haciéndolo, vais a disfrutar al descubrir una mujer de ideas tan claras, revolucionarios como radicales.

Ficha artística

Texto De: Asun Bernárdez

Dirección: Jana Pacheco

Reparto:

Cristalina; Mariana Carballal   

Laia; Lara Fernán

Agnes; Beatriz Llorente

Rosario de Acuña; Lola Robles

Laura; Verónica Ronda

Antón; Pablo Sevilla

Equipo artístico

Escenografía y vestuario; Alessio Meloni (AAPEE)

Iluminación; Iván Martín Cruz

Espacio sonoro y música original;  Gastón Horischnik

Diseño audiovisual; Volver Producciones 

Ayudante de dirección; Gabriel Fuentes

Ayudante de iluminación; Cristina Santoro

Proyecciones; Pasqu Mulet Pedro y Unai Martín

Asesorías; Xus de la Cruz (coreografía) y Gabriel Fuentes (dirección de actores)

Fotos; marcosGpunto

Diseño de cartel; Javier Jaén

Producción: Centro Dramático Nacional

 

No os la perdáis! 😉 BGD

hasta pronto

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *