Cultura. Noticias. Salud y Belleza. Historias reales y sueños. Relaciones. La vida es un cúmulo de decisiones que afectan a nuestra forma de ser y pensar.
Ópera

FAUST DE CHARLES GOUNOD (1818-1893). TEATRO REAL DE MADRID ABRE SU 22ª TEMPORADA EL 19 DE SEPTIEMBRE.

El Teatro Real comienza la temporada con una ópera esencial, Faust de Charles Gounod. En una coproducción con la National Opera & Ballet de Amsterdam, que estrenó esta producción con una gran acogida en mayo de 2014.

13 Funciones del 19 de Septiembre al 7 de Octubre

El estreno de Faust coincide con el bicentenario del nacimiento del compositor francés Charles Gounod. Ópera estrenada por primera vez en el Théâtre Lyrique de París el 19 de marzo de 1859, con una gélida respuesta del público francés. La ópera se ha ido poco a poco imponiendo en el repertorio operístico. A pesar de las reticencias de los críticos, los cuales cayeron en la trampa de evaluar la partitura desde de la propia obra de Goethe (1749-1832), de una inconmesurable grandeza.

EL FAUSTO DE GOETHE

Lejos de explicar aquí todo el extenso contenido que se podría escribir sobre esta magnífica obra universal, queremos dar unas ideas de la obra literaria Fausto, de cara a comprender mejor la dificultad de llevar una obra de este calibre a la ópera. Johann Wolfgang von Goethe tarda sesenta años en escribir Fausto. Así bien, se puede tener una ligera idea del compendio de la obra, toda una vida de estudio, observación y reflexión. La creación del alter ego, que es Fausto, la lucha interna, la depresión, la desesperación y la insatisfacción. Todo ello, unido a la genialidad de un doctor que ha dado con la clave existencial de algo que buscaba y al encontrarlo la vida ya no tiene sentido. Goethe dedica su vida a una obra, Fausto, escribiendo otras muchas entre tanto. Tarda y duda al escribir el Fausto quizá por que está demasiado cerca de sí mismo. Como Goethe diría: -“el Fausto es como todas mis obras un fragmento de una gran confesión”- La obra comprende una idea de Europa (lo universal desde el contexto de la época) rica en cultura, experimentada a través de los viajes del propio Goethe en el siglo XVIII. Así lo muestran las cartas de éste cuando al volver de Italia se define así mismo como alguien nuevo, un artista diferente. Hasta el Fausto final hubo varios Faustos; el originario, la tragedia, un fragmento de Fausto. Un personaje de lento nacer pero de indiscutida inmortalidad.

LA ÓPERA

Lo que tendrán el placer de ver ustedes en el Teatro Real de Madrid, es una versión muy futurista, con una puesta en escena espectacular realizada por La Fura del Baus, con Álex Ollé al mando y la colaboración de Valentina Carrasco en la dirección de escena. La Fura del Baus ya abordó el Fausto en varias ocasiones en el pasado, en 1997 Faust 3.0; en 1999 La dammation de Faust de Hector Berlioz y una película en 2001 Fausto 5.0. El Fausto de La Fura, es un científico que trata de construir un cerebro electrónico capaz de desafiar al cerebro humano que nos recuerda a la Inteligencia Artificial, que sin duda ya no es ciencia ficción sino ciencia. Dotar al cerebro electrónico de emociones pero siendo éste más fácil de dominar. Proponiendo un Fausto ansioso de poder semejante al de Dios. Pero con los deseos de un hombre mortal.

El escenario se llena de luz roja y fondos oscuros con ordenadores, efectos de espejo, cables, creando una atmósfera muy particular con el protagonismo de lo futurístico, de lo infiernal y lo divino. Los personajes femeninos son idénticos, las barbies rubias de pelo larguísimo, las matronas exuberantes de enormes pechos (que son las barbies maduras) hacen pensar lo dispensable de lo femenino pudiéndose intercambiar unas con otras, en la ausencia de particularidad distintiva. La barbies parecen cíborgs moviéndose con una plástica cuasi robótica en el escenario. Lo masculino, se representa por los caballeros, los hooligans y los soldados, los que representan una más amplia variedad humana. El mundo es una fiesta, donde cada uno tiene su papel. Con un toque eclesiástico, demoniaco y mágico donde el bien y el mal son dos caras de una misma moneda. En la escenografía Alfons Flores; Iluminación Urs Shönebaum. 

Charles Gounod escribió una partitura basada en la obra teatral “Fausto y Margarita” de Jules Barbier y Michel Carré en el siglo XIX, la cual a su vez se saca del Fausto II y son éstos mismos quienes escriben el libreto de la ópera. Sería por otro lado imposible abarcar todo el Fausto de Goethe en una ópera. La ópera especialmente toca el punto de lo que se ha perdido en el tiempo y el espacio, ya imposible de recuperar, la desesperación, la falta de entusiasmo para querer seguir adelante, hacen de Fausto un ser atormentado e insatisfecho. A punto de sucumbir a la vida, le visita Mefistófeles proponiéndole un trato irresistible. Cabe destacar que Mefistófeles en la presente obra es un personaje tan fundamental como protagonista, llenándolo todo, es la personificación del rol principal y del secundario con fuerza. Luca Pisaroni es Mefistófeles, comparten el rol también Erwin Schrott y Adam Palka. A Fausto le ponen voz; Piort Beczala e Ismail Jordi.

Mefistófeles; Luca Pisaroni

Cuando Fausto obtiene lo que quiere, vende su alma. No importa nada, con tal de poseer un bien que abarca a todos; la juventud y el vigor para obtener el amor de Margarita. Ayudado por Mefistófeles tramará un plan hasta obtener lo que quiere. Margarita, sin embargo, es dura de pelar y se mantiene firme en su virtuosismo, pero pronto sucumbirá a las lisonjas de Fausto. Margarita es un personaje muy dramático, ella virtuosa lo pierde todo. La propuesta del personaje femenino que cuando se da a la pasión termina mal, muerta o peor aún, loca. Es un recurso literario muy de la época romántica, esa contradicción de la mujer como fuente de deseo carnal al mismo tiempo de madre virtuosa y virgen. A Margarita la interpretan; Marina Rebeka e Irina Lungu.

EL RESTO DEL REPARTO Y EL EQUIPO ARTÍSTICO.

Valentín                   Stéphane Degout y John Chest

Wagner                    Isaac Galán

Siébel                       Serena Malfi y Annalisa Stroppa

Marthe                     Sylvie Brunet-Grupposo y Diana Montague

 

Director Musical          Dan Ettinger

Figurinista                     Lluc Castells

Director del coro          Andrés Máspero

De izquierda a derecha; Joan Matabosch, Ismael Jordi, Valentina Carrasco, Dan Ettinger, Piotr Bezcala, D. Gregorio Marañón y Bertrán y Sr. Ignacio García-Belenguer Laita

Es una nueva producción del Teatro Real en coproducción con De Nationale Opera & Ballet de Ámsterdam

 

BGD 😉

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *