Noticias

El «Fiasco» de la COP25 en Madrid. Mucha cumbre y pocas nueces.

Cuando hablamos de Cambio Climático; ¿De qué hablamos realmente? De dinero, claro.

Nuestro planeta, el de todos y todas, está agonizando, lleva así ya décadas, no estamos haciéndole caso. Los que no tenemos poder de decisión, nos excusamos en que son los «otros» los que tiene que hacer algo. Los que tienen poder de imponer y penar acciones ilícitas y/o contaminantes, se excusan en que cambiar los patrones y paradigmas de los modos de producción llevaría a una hecatombe de la economía que nadie quiere.

Los acuerdos (a partir de la página 44 en el link anterior el resto es morralla) adquiridos en París, en la COP21 ya no sirven, fueron poco ambiciosos. En tan sólo un año la emergencia climática se ha posicionado ya en #Nowayback. Es decir, ya es irreversible, el proceso de cambios en nuestro planeta es ya un hecho. No importa lo que te digan en otros foros, no importa lo que te cuenten en las noticias, no se están estableciendo cambios en los poderes fácticos significativos. Nada. Seguimos… y seguimos así, esa es la razón que París ha quedado en doce meses obsoleto. ¿Qué han hecho en Madrid? Pues no mucho. Las reuniones en su mayoría son a puerta cerrada con los líderes políticos, las «élites», la gente queda fuera, en muchas ocasiones también la prensa. Da la sensación que se juntan ahí todos para hablar de comercio exterior o de cómo hacer negocios para el futuro con la emergencia climática. Y es que ya no nos creemos nada. En las últimas cumbres o foros a las que hemos asistido siempre se dice lo mismo. En esta ocasión la utilización de los jóvenes, bla bla bla… que sí ellos son los protagonistas reales, por que de ellos es el futuro. Pues bien, ¿entonces por qué no escuchan a estos jóvenes? ¿Por qué no escuchan a los campesinos e indígenas que saben y sufren estos cambios?

Reducir la emisiones de CO2. Ahah! se dice pronto, veamos lo que tenemos que hacer ¡ya! para reducir estas emisiones, no es suficiente reducirlas sino que habría que eliminarlas por completo para que sea efectivo (fte, The Economist). Lo primero que viene a la cabeza es el coche privado. ¿Cuántas personas de las que conoces o están en tu entorno harán esto? Consumir menos carne, o nada. Plantar más árboles, hasta hace poco tiempo hay gobiernos en España locales y regionales que los quieren cortar para construir otras cosas, ¿parkings? ¿centros comerciales? ¿más carreteras? Apostar por productos de kilometro cero, es decir, frutas y verduras de temporada y de la zona donde vivimos, al igual con otros productos alimentarios. Cosas que no hayan tenido que ser transportadas en avión o barcos, incluso en carretera. En las prendas de vestir, también deberíamos consumir de forma responsable. Está siendo insostenible la llamada «moda low cost», compramos más cantidad y de peor calidad. Por lo que tiramos la ropa en menos de un año. Optar por el reciclaje o/y la reutilización. Comprar menos y mejor, prendas con más calidad de diseño atemporal que podamos ponernos durante al menos 5/7 años.

Fuente The Economist

La Unión Europa quiere tener la iniciativa en liderar el cambio hacia una sociedad más «verde». La nueva Presidenta de la Comisión Ursula von der Leyen, comienza su mandato con nuevos desafíos, unos no tan nuevos pero que, sin duda, han tomado una relevancia mayor que tenían. Ese es el cambio climático, lo que han venido a llamar «El Pacto Verde«. Además, la nueva Presidenta de la Comisión Europea, se enfrenta al Brexit en su trama final de negociación. Una Europa por las personas, apostando por políticas más enfocadas en la población civil. La era digital, los cambios que habrá que realizar tanto políticos, económicos y sociales de cara a los avances tecnológicos. El objetivo es que Europa lidere en el mundo a través de sus valores. Lo que nos lleva al siguiente punto, en la era von der Leyen, que Europa sea más fuerte en el Mundo a través de su liderazgo. La Europa Democrática. Podeís leer más sobre esto; aquí.

Fte. Institute for Climate Economics

Financiar todas la medidas que hay que llevar a cabo en estos momentos, no va a ser barato. Por otro lado, cuanto más tiempo se tarda en adoptar esas medidas, más caro va a salir. Poner en acuerdo a todos los países parece imposible. No estamos siendo pesimistas, estamos ateniéndonos a lo que hemos oído y visto en el COP25. Los intereses particulares de cada país están por encima de los intereses generales del planeta. Esto es por el choque entre, poner medidas drásticas de cara a paliar los efectos del cambio (que lo habrá) y los modelos de economía capitalista. ¿Cómo un país que base su economía en la industria (esta o aquella) va a tomar medidas sin que haya una hecatombe social, laboral y económica? Pues, no lo hará, si no hay alternativas viables para su economía. Un ciudadano de a pie de cualquier país del mundo, podría preguntarse ¿qué hacen realmente estos «políticos» del mundo cuando se reúnen en una cumbre de este tipo? No sabemos nada, no hay información real al ciudadano. Por ese motivo da la sensación que hay «mucho ruido y pocas nueces».

Climate Policy Iniciative.

Al final de todo, es el dinero el que manda. Pagar para ser «más verdes», pagar para contaminar más. Pagar si no tomamos medidas ya, pagar si las tomamos. Con respecto a las leyes en España la Ley 10/2019 de 22 de Febrero publicada en BOE, ya nos va regulando ciertas cuestiones. Es un hecho ineludible que en unos años las temperaturas se incrementarán entre 2 y 5ºC ¡es una barbaridad! Los científicos dicen que ésto, no es una mera especulación, sino que, son datos de tendencia si no hacemos cambios drásticos ¡ya! En España este incremento de temperaturas será devastador. Sí hay un proyecto de reducción de CO2 y del incremento en el uso de energías renovables, ahora en poco años se ha incentivado el uso de estas energía alternativas. Tan sólo recordar que muchos empresarios se arruinaron cuando un gobierno de turno allá por el 2011 quitó las primas a las renovables. Las presiones de las eléctricas, las decisiones en pro de los agentes económicos. «De aquellos barros estos lodos». Ahora lo queremos hacer todo de golpe y porrazo. De momento todas las medidas son en papel mojado. Esperemos que se hagan cambios reales para el 2030 (insistimos que ya hubo hace unos años planes para el 2020 que ya está aquí, y nada hemos hecho). Se prevee reducir los gases de efecto invernadero en un 40% y en el 2050 en un 90%. ¡Veamos! Todo parece estar guiado por el dinero. Si un vecino quiere un huerto privado en casa es engorroso, vean aquí, aún así, hay quien lo tiene y es rentable. Depende de las necesidad de cada familia, también en base a la solidaridad de dar o vender a precio bajo el excedente. El invertir en paneles solares propios (ojo al impuesto al sol, que se suprimió), damos un paso adelante y dos atrás. Hasta ahora poner paneles solares, es complicado, después de poner los paneles fotovoltaicos, muchas veces hay que estar semanas e incluso meses sin poder ser utilizados. Podría haber una medida municipal que facilitara administrativa y económicamente a las comunidades de vecinos a instalar estos paneles solares cuando sea viable desde el punto de vista estructural.

Las medidas han de ser ambiciosas si se comienza a quejarse de la producción o de las restricciones en unos diez años ya no tendremos por qué quejarnos dado que lo pasaremos muy mal forzosamente por las fuertes lluvias, inundaciones cada vez más frecuentes, cosechas inutilizables, biodiversidad en peligro, animales en peligro extremo de extinción, tifones, huracanes, escasez de agua potable, enfermedades. Por no hablar de la comida, también escaseará. Así pues, las quejas de hacer algo hoy, de sacrificar beneficios económicos y crecimiento productivo, nos va a generar problemas de la vida.

BGD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.