Boom!

La polémica llega al Teatro Real, tras el estreno de «Ballo in Maschera» de Verdi

El pasado día 18 de septiembre tuvo lugar el estreno de Temporada 20/21 con la ópera de Verdi, «Ballo in maschera» con el gran Nicola Luisotti. tan sólo un par de día después de la pompa del estreno con sus majestades los reyes y personalidades de la política, llega una polémica sobre la seguridad dentro del Teatro Real con las entradas más económicas de la zona que se denomina «el paraiso», en la séptima planta.

Según nos informa un comunicado de prensa del Teatro Real, ayer (20 de septiembre, domingo), con una ocupación del 51,5 del aforo total de las localidades del teatro, suponen el 20% menos de las que recomiendan desde los protocolos de seguridad. Un grupo de espectadores, antes de inicio de la función, expreso su descontento con la situación de la distribución de ese aforo. Entre aplausos y gritos protestaron. Pese a los avisos por megafonía que ofrecían a los espectadores la posibilidad de recolocarse o devolverles el importe de la entrada.

Finalmente se procedió a reubicar a una buena parte de estas personas disconformes. Tras dos intentos del director de musical de comenzar con la representación de la ópera, así como aritistas, técnicos, un reducidísimo grupo insistió en proseguir con sus protestas para boicotear la representación, por lo que finalmente, se decició suspenderla, cuando ya eran las 21:10 horas.

¿Qué ha sucedido? ¿Es una cuestión de precio de localidad? ¿Es una mala distribución por parte de la organización? ¿Es el público que se quejaba sin pensar en los demás que habían también pagado su entrada? Después de analizar la posibles causas, el teatro lamenta mucho lo ocurrido y expresa su comprensión con todos los espectadores que no se han sentido seguros en sus butacas. A pesar de su reiteración en que se han cumplido escrupulosamente la medidas de seguridad vigente y comprobada por la Policía que se ha desplazado al Teatro la misma noche del domingo.

El Teatro asegura que este descontento por parte del público se haya debido a que las medidas que esta vez se han adoptado no son las mismas que en la pasada ópera (también de Verdi, La Traviata) el pasado julio. Esta vez, se han eliminado los precintos de las butacas y la obligatoriedad de dejar dos sitios vacios al lado de las ocupadas, dado que estas son las normativas sanitarias actuales de la Comunidad de Madrid.

En la función de julio La Traviata, no se puso a la venta las localidades bloqueadas y esta vez en Ballo in maschera, sí. La venta de esta representación se ha dejado libre hasta completar el 65% del aforo permitido que es de 75%. Por lo tanto, el público ha podido elegir libremente su localidad, sin límite de zona. -«Los espectadores que estaban sentados en butacas consecutivas iban protegidos con sus mascarillas tal y como pasa en el transporte público. En la sala están en silencio escuchando la ópera.-» TR.

El Teatro Real indica además que están muy comprometidos con el público y su seguridad, así lo han llevado haciendo desde que comenzó la pandemia. Piensan que quizá este malestar se haya debido a que el público esperaba las medidas de seguridad del pasado julio, pero éstas hoy, han cambiado. El protocolo ahora es muy distinto. Aún así, creemos que deberían de haber previsto que si dejan libres la venta de localidades, la gente compra butacas en el momento que no saben si habrá o no alguien sentando a su lado que no conocen. Por lo tanto, por un lado, bien es cierto que se han cumplido por parte del Teatro Real las medidas de seguridad, pero bien cierto es también, que a juzgar por las imágenes que todos hemos visto en las redes sociales, la zona de entradas más barata estaba llena prácticamente y la zona de patio de butacas y palcos no. Bien es cierto, que las entradas del paraíso son más baratas y es de cajón que se venden mejor. Aún así, para la próxima creemos que el Teatro Real lo ha aprendido bien y tomará previsión de este problema sin duda.

Tenemos que reconocer que los esfuerzos son muchos y constantes, es muy difícil aplicar las medidas de seguridad sin la colaboración de todos. Está bien que el público se haya manifestado y así se puede mejorar. Que este incidente aislado por la situación sin igual que nos ha llegado a todos, no sea un motivo para deshacer o/y deshechar todos los esfuerzos por acercar la ópera que el Teatro Real ha realizado en los últimos años. Nuestro cometido en la presente revista digital, siempre ha sido ese y no otro. Acercar la posibilidad de ver este arte excepcional a todos, grandes y pequeños, expertos y profanos. Sígamos amando la ópera.

«El Teatro Real agradece, como siempre, a los artistas y trabajadores toda su implicación y entrega para hacer la ópera posible estos días de incertidumbre. Una vez más este agradecimiento es extensivo a todo el público, incluyendo también a los espectadores que anoche (20 de sept) no se han sentido cómodos en la sala. A todos pedimos confianza, comprensión y generosidad para afrontar juntos estos días difíciles, en los que el artes y la música son más necesarios que nunca».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.